A BIT LOST

OBJETIVOS GENERALES

El objetivo general es estimular el deseo de aprender a través de la magia, las canciones y los cuentos con el fantástico personaje de Becky y sus nuevos amigos.

  • Estimular el deseo de aprender y jugar utilizando el inglés y el teatro como medio de comunicación.
  •  Reconocer y utilizar en situaciones comunicativas el vocabulario principal de la historia. • Aprender a saludar y despedirse en situaciones cotidianas, así como otras convenciones lingüísticas y no lingüísticas empleadas en situaciones habituales.
  • Escuchar y memorizar algunas canciones sencillas en inglés
  • Potenciar y desarrollar la creatividad, la imaginación y la fantasía como instrumento de aprendizaje y crecimiento personal.
  • Aprender a diferenciar y relacionar las letras, los números y los colores y su correcta pronunciación.

 

SINOPSIS
Hoy es un gran día para Becky, es ni más ni menos que su décimo cumpleaños. Está muy emocionada, ya que quiere disfrutar este día al máximo. Por ello va a invitar a una gran fiesta a todos sus amigos en el jardín de su casa. Tiene que prepararlo todo: las bebidas, las velas, la decoración, los juegos, las guirlandas con la palabra “Happy Birthday” quiere que todo sea perfecto; por eso se dedica íntegramente a esta labor, especialmente cuando elabora la tarta de cumpleaños (usando huevos, harina y chocolate). PeroUh-oh! Justo en el momento en el que va a soplar las velas y todo el mundo canta animadamente la popular canción de “Feliz Cumpleaños” hay un pequeño problema-¿he dicho pequeño?, más bien un gran problema: un pequeño búho se ha caído de su nido. Becky no sabe qué hacer, puesto que el pequeño búho no deja de llorar y quiere volver con su mamá. Y encima se pone a llover, con lo que la fiesta de cumpleaños es imposible de llevarse a cabo ahora mismo. Mejor será guardarlo todo y ayudar al pobre búho que tiene un ala rota, así que, manos a la obra; por eso Becky –que de mayor quiere ser médico- se la cura con todo mimo, pero aun así el pequeño búho no puede volver a su nido, porque todavía no sabe volar, ni tampoco es capaz de saltar. Pero nada detiene a la intrépida Becky -que de mayor quiere ser exploradora- y está dispuesta a encontrar a la mamá de Owly, el pequeño búho. Por eso se pone a la búsqueda de la misma por todo el jardín, hasta que, de forma casual, conoce a Gus, un gusano que está muy triste, porque no le gusta dar asco a la gente, y de hecho no quiere ser lo que es: un gusano. Becky está decidida a ayudarle, y haciendo uso de lo que aprende en un libro sobre gusanos, se le ocurre que si éste come muchas hojas de un árbol y luego duerme un buen rato, las cosas cambiarán para bien. Así que, dicho y hecho, Becky le da de comer muchas hojas de un árbol de su jardín –con la ayuda de un voluntario-, y, después de cantarle una bonita canción para
que se duerma, el gusano se transforma, ni más ni menos, que en una bonita mariposa que vuela y revolotea por todo el jardín. Gus, convertido ahora en mariposa, está tan contento que decide ayudar a Becky a encontrar a la mamá de Owly, y más ahora que puede volar; así que sale velozmente en su búsqueda mientras Becky espera animadamente junto a Owly. Justo en ese momento se oye un peculiar sonido que Becky no sabe identificar, y que resulta ser el mordisqueo de Archie, una ardilla empeñada en recolectar muchas nueces antes de que llegue el crudo invierno y la deje sin alimento. La ardilla está un tanto estresada porque tiene mucho trabajo, y, pese a que Becky le pide ayuda para encontrar a la mamá de Owly, ella insiste en que no tiene tiempo ahora mismo. Por eso Becky le hace una propuesta: si le ayuda a encontrar a la mamá de Owly ella se encargará de recoger todas las nueces que pueda, y no sólo eso, sinó que además clasificará las mismas en pequeñas, medianas y grandes. Dicho y hecho, Becky –con la correspondiente ayuda de un voluntario- hace un trabajo perfecto con las nueces, lo cual alegra mucho a Archie; y ésta junto con Gus –convertido en mariposa- le traen a Becky la gran noticia de que han encontrado a la mamá de Owly, el pequeño búho. Esta está esperando a su pequeño hijo perdido en su nido; y para encontrar el mismo Becky tendrá que seguir el recorrido natural de la rama más grande hasta llegar al nido en el que la mamá de Owly espera impaciente al pequeño búho. Becky está inmensamente feliz cuando encuentra el nido y consigue que Owly vuelva con su madre, por eso canta con todas sus fuerzas, y los animales, como regalo a su esfuerzo, le cantan en coro la famosa canción de “Cumpleaños Feliz” llenándose todo de confeti y globos. El esfuerzo de Becky se ve compensado, haciéndose patente que ayudar a los demás siempre es satisfactorio y muy enriquecedor.

 

¿Te apetece comentar algo?